DRENAJE LINFÁTICO FACIAL

DRENAJE LINFÁTICO FACIAL

El drenaje linfático facial es relajante y nos ayuda a tranquilizarnos, eliminar el estrés, los nervios y la ansiedad.

Seguro en algún momento has oído hablar del drenaje linfático pero, ¿sabías que también se puede aplicar en el rostro? No dudes en conocer las ventajas del drenaje linfático facial en este artículo. Tiene muchos beneficios.

¿Qué es el drenaje linfático?

A grandes rasgos, el sistema linfático del cuerpo es el encargado de arrastrar las moléculas que se acumulan en los tejidos, con el fin de llevarlas al sistema venoso y luego a los órganos excretores.

Gracias al drenaje linfático podemos eliminar muchas toxinas del organismo. Por este motivo se usa, por ejemplo, tras las cirugías. Y está recomendado también para aquellos que sufren de retención de líquidos.

Realizado en ciertos puntos del cuerpo, un masaje activa el sistema linfático, lo mantiene en buen estado y estimula los vasos y los ganglios linfáticos. Por esta razón, al terminar la sesión es más que probable que salgamos corriendo al baño para orinar.

 

El drenaje linfático facial

Se trata de una técnica de masajes con movimientos muy suaves y lentos de “bombeo”. Las pequeñas presiones se dirigen en dirección a la linfa para eliminar las toxinas por vía natural. Desde el rostro baja hacia los ganglios profundos del cuello y luego drenan a la zona torácica.

Los masajes de drenaje linfático en general son muy buenos para la salud y, en particular, el facial permite mejorar el estado de la piel.

Es un rejuvenecedor increíble, así como también adelgazante para la cara, porque elimina el exceso de líquidos y las toxinas que se acumulan en los tejidos. A su vez, favorece a la circulación sanguínea y fortalece los músculos.

Si te sientes cansada, no duermes lo suficiente o no sueles hacerte tratamientos faciales, el drenaje linfático es una excelente idea. Los signos de cansancio, las líneas de expresión o las ojeras y otras marcas que denotan poca atención o envejecimiento pueden quedar en el pasado.

Resultados visibles

La piel puede empezar a mejorar tras cada sesión y se la verá más fresca, renovada y con un tono más uniforme. Como si todo esto fuera poco, el drenaje linfático facial es relajante, por lo que es una excelente técnica para tranquilizarnos, reducir el estrés, los nervios y la ansiedad.

Es importante destacar a su vez que solo un profesional cualificado puede realizar el drenaje linfático, sea el corporal o el facial. Si está mal hecho podría causar una mala movilización de las toxinas y obstruir los ganglios, lo que podría generar problemas de salud.

Ventajas del drenaje linfático facial.

Ya hemos adelantado que el drenaje linfático facial tiene innumerables beneficios. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Atenúa las bolsas de los ojos y reduce las ojeras.
  • Elimina los signos de cansancio.
  • Deshincha la cara, al favorecer el drenaje de líquidos.
  • Mejora la circulación de la sangre y de los nutrientes.
  • Repara las células y mejora el aspecto de la piel.
  • Aumenta el aporte de oxígeno.
  • Reduce las marcas de acné y los nuevos brotes.
  • Tiene efectos relajantes, perfectos para los que padecen estrés, insomnio o ansiedad.
  • Trata cicatrices y mejora en caso de edemas.

El drenaje linfático no está recomendado en aquellas personas con presión arterial elevada, reuma, asma bronquial, lupus, cáncer, artritis, trombosis o problemas de tiroides.

Date la oportunidad de gozar de un delicioso y rejuvenecedor masaje para tu rostro.

AUTHOR
LAGUEDE

Deja un comentario