Vitamina E “Oro para tu cuerpo”


El término vitamina E describe una familia de ocho moléculas liposolubles relacionadas. De ellas, el alfatocoferol tiene la mayor actividad biológica y es el más abundante en el cuerpo humano. El nombre tocoferol deriva de las palabras griegas tocos, que significa nacimiento, y pherein, que significa llevar. Este nombre se acuñó para destacar su papel esencial en la reproducción de diversas especies animales.

Funciones para la salud


Una ingesta suficiente de vitamina E (alfa-tocoferol) es importante puesto que:

  • Funciona como un antioxidante, protegiendo las células, tejidos y órganos contra los efectos nocivos de
    los radicales libres, que son responsables del proceso de envejecimiento y pueden ocasionar una serie
    de afecciones como las enfermedades coronarias, el cáncer o inflamaciones;
  • Inhibe una coagulación de la sangre perniciosa, que puede bloquear el flujo de la sangre;
  • Regula la apertura de los vasos sanguíneos, importante para que la sangre fluya en todo el organismo

Reducción del riesgo de enfermedad

Enfermedades cardiovasculares

La vitamina E ayuda a prevenir que las arterias se obstruyan, para ello bloquea la conversión del colesterol en depósitos grasos cerosos, llamados placas, que se adhieren a las paredes de los vasos sanguíneos. La vitamina E también diluye la sangre, permitiendo que fluya con más facilidad por las arterias, aunque estas tengan placas.

Numerosos estudios clínicos han indicado que la cantidad de vitamina E ingerida en los alimentos y suplementos está asociada con un menor riesgo de enfermedades cardiacas, ateroesclerosis y otros tipos de enfermedades cardiovasculares.

Un amplio estudio clínico con mujeres posmenopáusicas mostró que la suplementación con vitamina E no tenía ningún efecto en la incidencia de derrames cerebrales, pero reducía el riesgo de un bloqueo del flujo sanguíneo en las venas debido a un coágulo.

Diversos ensayos clínicos con personas con un alto riesgo de episodios cardiovasculares (p. ej., derrame cerebral) debido a que padecían una enfermedad cardiovascular o diabetes no pudieron demostrar que la vitamina E proporciona protección. Sin embargo, existe evidencia de que la vitamina E podría reducir el riesgo de problemas cardiovasculares de los diabéticos.

Cataratas

Diversos estudios observacionales han examinado la asociación entre el consumo de vitamina E antioxidante y la incidencia y gravedad de  cataratas, que parecen formarse con la oxidación de las proteínas en las lentes de los ojos.

Los resultados de estos estudios difieren: Algunos indican que una mayor ingesta de vitamina E protege contra el desarrollo de cataratas, mientras que otros no establecen ninguna asociación .

Dos ensayos controlados con placebo hallaron que una suplementación diaria con los antioxidantes  itamina C vitamina E sintética y  betacaroteno, no afectaba al desarrollo y progresión de las cataratas relacionadas con la edad a lo largo de un periodo de 5 a 7 años Un ensayo aleatorizado controlado con placebo de 4 años indicó que la suplementación con 500 UI/día de vitamina E natural (335 mg RRR-alf-tocoferol) no reducía la incidencia o progresión de las cataratas en las personas mayores 

Función inmunitaria

Se ha observado que la vitamina E (alfa-tocoferol) mejora aspectos específicos de la respuesta inmunitaria que parecen disminuir con la edad.

Por ejemplo, las personas mayores que recibieron 200 mg/día de alfa-tocoferol (equivalente a 100 mg de RRR-alfa-tocoferol) durante varios meses mostraron una mayor formación de anticuerpos que apoyan la función inmunitaria en respuesta a la vacuna de hepatitis B y de tétano .

Un ensayobaleatorio controlado con personas mayores de residencias para la tercera edad indicó que la suplementación con 200 UI de alfa-tocoferol (equivalentes a 90 mg de RRR-alfa-tocoferol) durante un año disminuyó significativamente el riesgo de contraer infecciones en el tracto respiratorio superior, especialmente los resfriados comunes, pero no tenía efecto en las infecciones en el tracto respiratorio inferior (pulmones) .

Se necesitan más investigaciones para determinar si la vitamina E suplementaria podría proteger a las personas mayores contra los resfriados comunes y otras infecciones (p. ej., la gripe).

Cáncer

La capacidad de la vitamina E (alfa-tocoferol) de neutralizar los efectos oxidativos nocivos de los radicales libres han hecho que sea objeto de una serie de estudios para la prevención del cáncer, puesto que se cree que muchos tipos de cáncer resultan del daño oxidativo infringido en el ADN. 

Diversos cánceres

Varios extensos estudios prospectivosno establecieron asociaciones significativas entre la ingesta de alfa-tocoferol y la incidencia de cáncer de pulmón y de mama .

Un estudio con un grupo de 77.126 indicó que el consumo de suplementos de vitamina E durante un periodo de 10 años aumentaba el riesgo de cáncer de pulmón en los fumadores . realizado con 39.876 mujeres que participaron en el estudio Women’s Health halló que una suplementación diaria con 600 UI de RRR-alfa-tocoferol (400 mg de RRR-alfa-tocoferol) día sí, día no, durante diez años no tenía efecto en la incidencia global de cáncer ni en las muertes por cáncer . Este tratamiento con vitamina E tampoco afectó en la incidencia de cánceres en tejidos específicos, inclusive de mama, pulmón y colon.

Además, un meta análisis de 12 ensayos aleatorizados controlados concluyó que la suplementación con vitamina E no estaba asociada con la incidencia global de cáncer, la mortalidad a causa de cáncer o la mortalidad total .

Hasta la fecha, la mayoría de los estudios clínicos han hallado que la suplementación con vitamina E no tenía efecto en el riesgo de diversos cánceres.

Cáncer de próstata

Un estudio de intervención controlado con placebo que fue diseñado para ver el efecto de la suplementación con alfa-tocoferol en el desarrollo del cáncer de pulmón apreció una reducción del 34% en la incidencia del cáncer de próstata en los fumadores que recibieron diariamente suplementos de 50 mg de alfa-tocoferol sintético (equivalente a 25 mg de RRR-alfa-tocoferol) . Un meta-análisis que combinó los resultados de este estudio con otros tres ensayos aleatorizados controlados asoció la suplementación con vitamina E con un riesgo un 15% menor de cáncer de próstata.

Sin embargo, recientemente se interrumpió un extenso estudio de Intervencion controlado con placebo (el ensayo SELECT), que utilizaba suplementos de alfa-tocoferol y selenio, de forma individual o en combinación, debido a que no había evidencia de un beneficio en la prevención del cáncer de próstata . Tras una media de 5,5 años de seguimiento dentro del ensayo SELECT, los participantes que tomaban sólo vitamina E (400 Ui/día de todo-rac-alfa-tocoferol) presentaban un mayor riesgo de cáncer de próstata, pero el aumento no era estadísticamente significativo .

Enfermedad de Alzheimer

La investigación sugiere que la vitamina E podría ayudar a prevenir la enfermedad de Alzheimer. Puesto que se cree que el estrés oxidativo contribuye al desarrollo de la enfermedad de Alzheimer, los antioxidantes liposolubles, como la vitamina E, podría teóricamente aplicar sus propiedades antioxidativas en el cerebro y prevenir el estrés oxidativo.

Estudios clínicos han sugerido que la suplementación con vitamina E, junto con vitamina C, podría prevenir el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer .

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *